Los 5 errores más comunes en marketing inmobiliario

Contar con un buen marketing inmobiliario es de suma importancia para cualquier empresa de bienes raíces, ya que es cómo se presenta ante el público y logra captar su atención. No es de extrañarse que al probar con diferentes estrategias de marketing se cometan errores. 

De los errores se aprende, eso es seguro, pero cuando hablamos del marketing inmobiliario, el cometer ciertos errores puede significar en la pérdida de tanto clientes potenciales como de nuevas oportunidades.

Por eso, a continuación se encuentran 5 errores más comunes en el marketing inmobiliario y cómo evitar caer en ellos.

errores_marketing_inmobiliario

1. No saber cuál es tu diferenciador

El diferenciador competitivo consiste en los valores y atributos que hacen que un servicio sea único y diferente de los demás. Es la forma en la que se logra destacar de la competencia y captar la atención del público, así que no tenerlo o no saber identificarlo puede resultar en un grave error.

El objetivo es no ser simplemente uno más del montón. Tampoco se trata de imitar lo que otros están haciendo e intentar hacerlo mejor, sino que se busca sobresalir al aportar algo innovador y disruptivo que el resto no ofrece.

Para encontrar ese diferenciador es necesario realizar un análisis detallado de la empresa, reflexionando en cuestiones como las siguientes:

  • ¿Cuál es la razón por la que clientes acuden a mi empresa y no a otras?
  • ¿Lo que me hace diferente podría ser fácilmente imitado y perfeccionado por otros?

Una vez identificado el diferenciador, se debe plasmar y dar a conocer de forma que los clientes potenciales logren percibir el valor agregado. Así se logra consolidar a la empresa como la mejor opción ante otras.

2. No conocer a tus clientes

Un error muy común es querer dirigir el enfoque de marketing a un público sin establecer una relación de confianza y preferencia. Para hacerlo bien es necesario conocer a profundidad a tus clientes reales.

Cada persona tiene necesidades diferentes, por lo que se deben considerar aspectos tales como los siguientes:

  • ¿Cuál es el trato adecuado para cada quien?
  • ¿Qué aspectos consideran más importantes al comprar un inmueble?

Es dado a estas diferencias que dedicar esfuerzos a crear una mensaje general que abarque a todos no es una buena estrategia, pues no solo se perderá tiempo sino que no se logrará cautivar a una audiencia.

Lo mejor es invertir tiempo y recursos en analizar, en dónde se encuentra y cuáles son las maneras de alcanzarla.

3. Fatigar a los usuarios

Está claro que para atraer potenciales clientes es necesario compartir y enviar contenido de manera frecuente a los usuarios a través del sitio web y las redes sociales, pero hay que tener cuidado con la cantidad de información que se comparte, ya que un mayor número de publicaciones no necesariamente quiere decir mayor atracción de usuarios.

Por el contrario, el bombardear a los usuarios con una gran cantidad de posts en redes sociales en realidad puede tener un efecto muy negativo

Al estar saturado de información, el usuario probablemente optará por ocultar los posts, dejar de seguir la cuenta o en el peor de los casos, comentará con sus amistades lo molesto que le pareció, lo que generará una percepción negativa de la empresa.

En este caso, menos es más, así que la mejor opción es compartir contenido que sea útil de una manera estratégica, de esta forma se evita convertirse en spam.

4. Generar contenido de baja calidad

Como se comentó en el punto anterior, no se trata de crear mucho contenido, sino de crear contenido relevante y de alta calidad.

El crear contenido que no logre hacer un buen trabajo en destacar el potencial de un inmueble y sus amenidades hará que el usuario pierda el interés y se aleje muy fácilmente.

Claro que este contenido también radica en las imágenes, pues contar con fotos de excelente calidad es gran parte de lo que logra enganchar a los clientes. Sin embargo, la información que se utiliza para describir a una propiedad es lo que conseguirá mantener su atención.

Es necesario tomarse el tiempo y analizar qué es lo que al cliente le gustaría saber. Entre la información se puede encontrar lo siguiente:

  • Ubicación y atractivos en la zona.
  • Descripción fiable del espacio.
  • Amenidades y sus beneficios.

Es la combinación de excelentes imágenes y una buena descripción lo que hace que el contenido sea considerado de la mejor calidad.

5. Tener un sitio web deficiente

El sitio web es básicamente la cara de la empresa. En la actualidad, el lugar donde la mayoría de las personas realiza búsquedas de inmuebles es a través de internet. Contar con un sitio web atractivo y funcional es de gran importancia.

Páginas web que funcionen de manera muy lenta o no sean fáciles de navegar harán que el usuario se desespere y abandone la web sin siquiera haber revisado su contenido.

Para que un sitio web sea considerado funcional debe contar con ciertos elementos.

  • En primer lugar, se debe poder navegar de manera sencilla, haciendo uso de enlaces intuitivos y la mínima cantidad de links para que el usuario puede encontrar y acceder a la información sin problemas.
  • De igual forma, como se mencionó anteriormente, el tiempo de carga es esencial y debe asegurar el acceso al contenido en el menor tiempo posible, de lo contrario el usuario no dudará en salir y consultar otras opciones.
  • Además, es fundamental poder encontrar los datos de contacto fácilmente, ya que no solo se trata de generar tráfico, sino de que el cliente inicie el contacto.
  • Por último, es muy importante no perder de vista el SEO, pues si el sitio web no se optimiza frecuentemente y no se encuentra dentro de la primera sección del motor de búsqueda, lo más seguro es que no obtendrá visitas.

Así que ahí lo tienes, evitar cometer estos errores de marketing inmobiliario hará que logres obtener mejores resultados en cuanto a la atracción del público se trata.

Cotiza con Hoppers

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *